cancel
Showing results for 
Show  only  | Search instead for 
Did you mean: 

5 tendencias para el futuro post-COVID de Arquitectura Empresarial

Five trends for the post-COVID future of Enterprise Architecture.jpg
8040
0

1. Las transacciones en línea y el trabajo remoto serán la nueva normalidad

Con la crisis de COVID-19, la mayoría de las transacciones ahora se hacen en línea y los empleados trabajan de manera remota la mayoría del tiempo. La migración de la aplicación a la nube seguirá incluso a un paso más rápido que antes de la crisis.

 

Como arquitecto empresarial, necesita conocer la estrategia de migración para ponerla en práctica en cada aplicación. La estrategia se puede categorizar en varios tipos como:

 

  • “Reasignación” o “lift-and-shift” (levantamiento y desplazamiento), que consiste en mover una aplicación a la nube sin volver a rediseñarla o
  • “Rediseño” que consiste en rediseñar la aplicación aprovechando las funciones nativas de la nube.

Al tener un conocimiento profundo del valor de negocios y la criticidad de una aplicación, es más fácil clasificar estas aplicaciones y determinar la mejor estrategia para la migración a la nube.

 

Como arquitecto, también conoce todas las dependencias de una aplicación y cómo es que ciertos componentes tecnológicos subyacentes le dan soporte a la aplicación, lo que facilita la toma de decisiones y la ejecución de migración a la nube.

 

2. La digitalización del negocio se acelerará

Ahora que más y más transacciones se llevan a cabo en línea, las organizaciones deben acelerar sus esfuerzos de digitalización. Esto se traduce en replantear la experiencia del cliente y más específicamente el recorrido del cliente.

 

Como arquitecto empresarial, se necesita conectar con los líderes de negocios y entender los nuevos recorridos del cliente que ellos quieren implementar. Al mapear los puntos de contacto del cliente para las capacidades de negocios en un mapa de recorrido del cliente, usted obtiene una mejor visión de las capacidades de negocios impactadas e incluso identificar las capacidades emergentes. Al evaluar estas capacidades con parámetros como la complejidad, el desempeño y la criticidad, usted puede crear iniciativas estratégicas que se enfoquen en las capacidades que le proporcionen el mayor valor tanto para el cliente como para la organización.

 

Los flujos de valor son otra herramienta que le ayuda a conocer el valor entregado a sus clientes.

 

Esto representa una serie de pasos que una organización utiliza para implementar soluciones, como se describe en el marco de trabajo Scaled Agile Framewor SAFe, mientras que los mapas de recorrido del cliente buscan describir las emociones, intenciones y las interacciones individuales con un cliente.


3. Ágil será un hecho

Tal y como describe McKinsey, la necesidad de velocidad será mayor en la era pos-COVID. Las organizaciones necesitarán incrementar la velocidad en la toma de decisiones usando tecnología y datos para deleitar al cliente y eliminar los límites para hacer las cosas rápido y bien. Los valores predominantes serán la transparencia y le mejora continua. Las organizaciones reorganizarán los subproductos para servir mejor al cliente.

 

En este nuevo contexto, la Arquitectura Empresarial pasará de ser un enfoque descendente a una gestión descentralizada y aumentará la colaboración con los equipos de desarrollo.

 

Los arquitectos empresariales ayudarán a los equipos de desarrollo a comprender cómo encajan los desarrollos de software con el nuevo diseño de la experiencia del cliente mediante el mapeo de épicas e historias de usuario para las capacidades de negocios e indirectamente para los mapas del recorrido del cliente y los flujos de valor.

 

También proporcionan modelos de arquitectura de referencia que integran los requisitos reglamentarios, así como los estándares tecnológicos que pueden usar los equipos de desarrollo para incrementar la estandarización y evitar posibles repeticiones.

 

Los arquitectos empresariales también trabajan con los equipos ágiles para crear épicas facilitadoras (o épicas de arquitectura) para alimentar la pista arquitectónica que depende de las necesidades de arquitectura establecidas durante la planeación de cada IP (planificación del Incremento del Programa).

 

4.Los riesgos de ciberseguridad aumentarán.

Los riesgos de ciberseguridad aumentarán debido a que los empleados estarán trabajando desde casa y las transacciones de negocios se llevarán a cabo mayoritariamente en línea. La falta de política de la empresa, las practicas caseras ocasionales y las conexiones de red inseguras serán sólo algunos de los factores que pueden disparar las amenazas de ciberseguridad.

 

En el ciberataque de SolarWinds que ocurrió en 2020, SolarWinds envió involuntariamente a sus clientes actualizaciones de software que incluían código hackeado. El problema fue que muchas organizaciones desconocían que tenían una aplicación de este tipo en su panorama de aplicaciones.

 

Como arquitecto empresarial, asegúrese de mantener un inventario del panorama de TI para que el repositorio de AE se use como un sistema de registro para todas las aplicaciones en su organización.

 

Para mitigar los riesgos tecnológicos, usted supervisará las tecnologías obsoletas y las vulnerabilidades, y verá su impacto en las capacidades de negocios y de aplicaciones. También trabajará con los arquitectos de sistemas para diseñar los diagramas de arquitectura que describen los elementos de seguridad como los firewalls.

 

Otro aspecto importante es la habilidad de cumplir con los requisitos regulatorios. Las regulaciones se pueden importar de manera automática al repositorio de AE mediante el UFC (Unified Compliance Framework o Enfoque de Cumplimiento Unificado). El UCF cubre los estándares como NIST, SOX e ISO 27001. Cuando se implementen controles, los arquitectos pueden revisar el estatus de cumplimiento mediante el activo crítico y de regulación (Falla/ Pasa).

 

5. La resiliencia estará en el centro de las iniciativas de negocios

En la era pre-COVID, las empresas se enfocaban en maximizar su eficiencia a expensas de la flexibilidad. Ahora las empresas necesitan enfocarse en los resultados y en construir una organización flexible que pueda soportar la disrupción con una arquitectura resiliente por diseño, integrada en la tecnología y procesos.

 

En lugar de enfocarse en las directrices y principios, un enfoque de arquitectura empresarial orientado a resultados es esencial para conectar los sistemas de TI y los desarrollos ágiles para los objetivos de negocios. En un punto, los sistemas de TI pueden estar en las instalaciones o en otro punto, los sistemas de TI pueden estar alojados con un proveedor en la nube y luego con otro proveedor. Lo que realmente importa aquí es la flexibilidad de TI y el hecho de que el cliente tendrá la mejor experiencia independientemente de dónde se encuentren los sistemas de TI.

 

Un enfoque orientado a resultados de AE también buscará automatizar tareas engorrosas como el inventario de los activos de TI al conectar herramientas de Gestión de Servicio de TI (ITSM por sus siglas en inglés). También es esencial supervisar la resiliencia de los activos de TI a través de informes y tableros que rastreen por ejemplo la obsolescencia de la tecnología, la dependencia del vendedor y el número de aplicaciones locales o en la nube con el tiempo.

 

El papel del arquitecto empresarial también evolucionará. Ellos actuarán como consultores de gestión interna y participarán en la toma de decisiones sobre los negocios, ya que aportarán su conocimiento de los sistemas de TI y asegurarán que la resiliencia se construye en nuevas soluciones. También evaluarán las tecnologías emergentes como aprendizaje automático (machine learning) y big data, para crear nuevas oportunidades de negocios, conocer su impacto en el panorama de TI y evaluar su resiliencia en el caso de una nueva crisis.

 

Nadie ha sido capaz de anticiparse a los rápidos cambios que ocurrieron con la pandemia. Lo importante ahora es adaptarse a una nueva normalidad y continuar los esfuerzos de transformación. La arquitectura empresarial, con un enfoque orientado a resultados, ayudará a las organizaciones a reinventarse a sí mismas y a acelerar su recuperación al dar soporte a la migración a la nube, la digitalización del negocio, los desarrollos ágiles, la migración de riesgos de seguridad y la resiliencia.

8040
0
Comment
BereniceCR
MEGA

1. Las transacciones en línea y el trabajo remoto serán la nueva normalidad

Con la crisis de COVID-19, la mayoría de las transacciones ahora se hacen en línea y los empleados trabajan de manera remota la mayoría del tiempo. La migración de la aplicación a la nube seguirá incluso a un paso más rápido que antes de la crisis.

 

Como arquitecto empresarial, necesita conocer la estrategia de migración para ponerla en práctica en cada aplicación. La estrategia se puede categorizar en varios tipos como:

 

  • “Reasignación” o “lift-and-shift” (levantamiento y desplazamiento), que consiste en mover una aplicación a la nube sin volver a rediseñarla o
  • “Rediseño” que consiste en rediseñar la aplicación aprovechando las funciones nativas de la nube.

Al tener un conocimiento profundo del valor de negocios y la criticidad de una aplicación, es más fácil clasificar estas aplicaciones y determinar la mejor estrategia para la migración a la nube.

 

Como arquitecto, también conoce todas las dependencias de una aplicación y cómo es que ciertos componentes tecnológicos subyacentes le dan soporte a la aplicación, lo que facilita la toma de decisiones y la ejecución de migración a la nube.

 

2. La digitalización del negocio se acelerará

Ahora que más y más transacciones se llevan a cabo en línea, las organizaciones deben acelerar sus esfuerzos de digitalización. Esto se traduce en replantear la experiencia del cliente y más específicamente el recorrido del cliente.

 

Como arquitecto empresarial, se necesita conectar con los líderes de negocios y entender los nuevos recorridos del cliente que ellos quieren implementar. Al mapear los puntos de contacto del cliente para las capacidades de negocios en un mapa de recorrido del cliente, usted obtiene una mejor visión de las capacidades de negocios impactadas e incluso identificar las capacidades emergentes. Al evaluar estas capacidades con parámetros como la complejidad, el desempeño y la criticidad, usted puede crear iniciativas estratégicas que se enfoquen en las capacidades que le proporcionen el mayor valor tanto para el cliente como para la organización.

 

Los flujos de valor son otra herramienta que le ayuda a conocer el valor entregado a sus clientes.

 

Esto representa una serie de pasos que una organización utiliza para implementar soluciones, como se describe en el marco de trabajo Scaled Agile Framewor SAFe, mientras que los mapas de recorrido del cliente buscan describir las emociones, intenciones y las interacciones individuales con un cliente.


3. Ágil será un hecho

Tal y como describe McKinsey, la necesidad de velocidad será mayor en la era pos-COVID. Las organizaciones necesitarán incrementar la velocidad en la toma de decisiones usando tecnología y datos para deleitar al cliente y eliminar los límites para hacer las cosas rápido y bien. Los valores predominantes serán la transparencia y le mejora continua. Las organizaciones reorganizarán los subproductos para servir mejor al cliente.

 

En este nuevo contexto, la Arquitectura Empresarial pasará de ser un enfoque descendente a una gestión descentralizada y aumentará la colaboración con los equipos de desarrollo.

 

Los arquitectos empresariales ayudarán a los equipos de desarrollo a comprender cómo encajan los desarrollos de software con el nuevo diseño de la experiencia del cliente mediante el mapeo de épicas e historias de usuario para las capacidades de negocios e indirectamente para los mapas del recorrido del cliente y los flujos de valor.

 

También proporcionan modelos de arquitectura de referencia que integran los requisitos reglamentarios, así como los estándares tecnológicos que pueden usar los equipos de desarrollo para incrementar la estandarización y evitar posibles repeticiones.

 

Los arquitectos empresariales también trabajan con los equipos ágiles para crear épicas facilitadoras (o épicas de arquitectura) para alimentar la pista arquitectónica que depende de las necesidades de arquitectura establecidas durante la planeación de cada IP (planificación del Incremento del Programa).

 

4.Los riesgos de ciberseguridad aumentarán.

Los riesgos de ciberseguridad aumentarán debido a que los empleados estarán trabajando desde casa y las transacciones de negocios se llevarán a cabo mayoritariamente en línea. La falta de política de la empresa, las practicas caseras ocasionales y las conexiones de red inseguras serán sólo algunos de los factores que pueden disparar las amenazas de ciberseguridad.

 

En el ciberataque de SolarWinds que ocurrió en 2020, SolarWinds envió involuntariamente a sus clientes actualizaciones de software que incluían código hackeado. El problema fue que muchas organizaciones desconocían que tenían una aplicación de este tipo en su panorama de aplicaciones.

 

Como arquitecto empresarial, asegúrese de mantener un inventario del panorama de TI para que el repositorio de AE se use como un sistema de registro para todas las aplicaciones en su organización.

 

Para mitigar los riesgos tecnológicos, usted supervisará las tecnologías obsoletas y las vulnerabilidades, y verá su impacto en las capacidades de negocios y de aplicaciones. También trabajará con los arquitectos de sistemas para diseñar los diagramas de arquitectura que describen los elementos de seguridad como los firewalls.

 

Otro aspecto importante es la habilidad de cumplir con los requisitos regulatorios. Las regulaciones se pueden importar de manera automática al repositorio de AE mediante el UFC (Unified Compliance Framework o Enfoque de Cumplimiento Unificado). El UCF cubre los estándares como NIST, SOX e ISO 27001. Cuando se implementen controles, los arquitectos pueden revisar el estatus de cumplimiento mediante el activo crítico y de regulación (Falla/ Pasa).

 

5. La resiliencia estará en el centro de las iniciativas de negocios

En la era pre-COVID, las empresas se enfocaban en maximizar su eficiencia a expensas de la flexibilidad. Ahora las empresas necesitan enfocarse en los resultados y en construir una organización flexible que pueda soportar la disrupción con una arquitectura resiliente por diseño, integrada en la tecnología y procesos.

 

En lugar de enfocarse en las directrices y principios, un enfoque de arquitectura empresarial orientado a resultados es esencial para conectar los sistemas de TI y los desarrollos ágiles para los objetivos de negocios. En un punto, los sistemas de TI pueden estar en las instalaciones o en otro punto, los sistemas de TI pueden estar alojados con un proveedor en la nube y luego con otro proveedor. Lo que realmente importa aquí es la flexibilidad de TI y el hecho de que el cliente tendrá la mejor experiencia independientemente de dónde se encuentren los sistemas de TI.

 

Un enfoque orientado a resultados de AE también buscará automatizar tareas engorrosas como el inventario de los activos de TI al conectar herramientas de Gestión de Servicio de TI (ITSM por sus siglas en inglés). También es esencial supervisar la resiliencia de los activos de TI a través de informes y tableros que rastreen por ejemplo la obsolescencia de la tecnología, la dependencia del vendedor y el número de aplicaciones locales o en la nube con el tiempo.

 

El papel del arquitecto empresarial también evolucionará. Ellos actuarán como consultores de gestión interna y participarán en la toma de decisiones sobre los negocios, ya que aportarán su conocimiento de los sistemas de TI y asegurarán que la resiliencia se construye en nuevas soluciones. También evaluarán las tecnologías emergentes como aprendizaje automático (machine learning) y big data, para crear nuevas oportunidades de negocios, conocer su impacto en el panorama de TI y evaluar su resiliencia en el caso de una nueva crisis.

 

Nadie ha sido capaz de anticiparse a los rápidos cambios que ocurrieron con la pandemia. Lo importante ahora es adaptarse a una nueva normalidad y continuar los esfuerzos de transformación. La arquitectura empresarial, con un enfoque orientado a resultados, ayudará a las organizaciones a reinventarse a sí mismas y a acelerar su recuperación al dar soporte a la migración a la nube, la digitalización del negocio, los desarrollos ágiles, la migración de riesgos de seguridad y la resiliencia.